El municipio de San Antonio Oeste será el primero en autorizar el autocultivo de cannabis para uso medicinal en su jurisdicción y en crear un registro público de cultivadores solidarios, que brinden a las familias que necesiten administrar cannabis a sus hijos la materia prima para elaborar aceites y tinturas.

El anuncio lo realizó la concejal por San Antonio Oeste, médica del hospital y diputada nacional electa, Ayelén Spósito, en el cierre de la Jornada Patagónica de Cannabis ‘Salud, Cultivo y Ciencia’, que se realizó en el Centro Cultural de Cipolletti.

La actividad reunió a los principales científicos del país que vienen trabajando en el tema y estuvieron organizadas por el INTA, la ONG Ciencia Sativa, la Cámara de Diputados de la Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y contó con una activa participación de la Universidad del Comahue, con la participación de autoridades e investigadores durante toda la jornada.

Algunos de los expositores fueron la Mg. Mariana Amorosi, asistente de planificación del INTA Regional Patagonia Norte, y principal impulsora del proyecto que lleva adelante el INTA para poner en producción dos hectáreas de la Estación Experimental Alto Valle, destinados al cultivo de cannabis destinado a la investigación y producción de cannabis medicinal.

Amorosi, se refirió a la necesidad de sumar esfuerzos para este proyecto. “Nosotros proyectamos un trabajo interdisciplinario y buscamos invitar a otras organizaciones porque habrá materia para investigar. Queremos que sea un trabajo que abarque a organizaciones de Neuquén y Rio Negro y que sea un trabajo en equipo porque el INTA solo no lo puede hacer, hay mucho para investigar”.

En esta vinculación, el INTA aportará el predio acondicionado para la producción del cultivo, los laboratorios para el estudio de las plantas y la capacidad profesional de investigadores del INTA Alto Valle y CONICET de Bariloche. Por su parte, la Asociación Ciencia Sativa brindará el know how relacionado al cultivo.

La jornada tuvo el objetivo de capacitar en el uso e investigación de cannabis en la Argentina, se presentó el proyecto que contempla el cultivo de dos hectáreas de cannabis con fines científicos, medicinales y terapéuticos, según lo establecido por la Ley N° 27.350 promulgada en marzo de 2017. Se trata de una experiencia sin precedentes en la que participan dos organismos públicos, el INTA Centro Regional Patagonia Norte y la Asociación Ciencia Sativa.

En la apertura de la jornada, participó la diputada nacional que impulsó la vinculación entre ambas organizaciones, Silvia Horne, quien se refirió a la iniciativa como estratégica. “Creo que es transcendente para nuestra región, para la Argentina y para la salud de muchas familias que vienen bregando durante mucho tiempo para poder salir de una situación dolorosa y muchas veces clandestinas. Para ellos, para poder brindarles una solución que, en los hechos, estaban logrando mitigar a través del autocultivo”.

Asimismo, la diputada anunció que el proyecto fue declarado de interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y destacó la importancia de esta vinculación entre organismos públicos. “Incorporar en el debate parlamentario al INTA y al CONICET como instituciones científicas dedicadas a esta investigaciones, abrió una puerta muy importante para iniciar proyectos como éste y también para promover que los laboratorios públicos del Estado sean quienes produzcan los medicamentos y que no sea un avance para negocios privados”, enfatizó la legisladora nacional.

Por su parte, Carlos Magdalena, director del INTA Centro Regional Patagonia Norte, también destacó el trabajo interdisciplinario y señaló que “es una temática que nos interpela a ampliar nuestras capacidades en lo que tiene que ver con la salud pública. En el caso de cannabis medicinal, los próximos tiempos nos tendrán como actores principales trabajando junto a otros organismos nacionales como las universidades públicas y organizaciones como la Asociación Ciencia Sativa”.

También participaron de la jornada la vicerrectora, docente e investigadora de la Universidad Nacional del Comahue, Dra. Adriana Caballero, el secretario de Extensión Univesitaria, Mg. Gustavo Ferreyra, la secretaria de Planificación de la Universidad y diputada nacional electa, licenciada Graciela Landriscini, y el director de la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad, Paul Osovnikar.

En el cierre de la Jornada, la diputada Ayelén Spósito expuso sobre ‘Tratamiento cannábico en el Hospital, una estrategia posible’, abordando la experiencia del Hospital de San Antonio Oeste, donde desde hace un año cinco profesionales de distintas disciplinas vienen capacitándose en el uso de cannabis en forma terapéutica. “Hay una demanda muy grande en el Hospital, porque los otros médicos derivan también a las profesionales que se encuentran trabajando. El problema cuando el profesional indica el uso de cannabis medicinal y es de dónde saca las gotas. La alternativa es plantar, entonces empiezan a surgir capacitaciones de esquejes. Tanto los profesionales como las personas que consumen las plantas se exponen a conflictos legales”, expresó Spósito.

Atendiendo a esta situación, a propuesta de las profesionales del Hospital, se comenzó a trabajar en un proyecto de ordenanza, que cuenta con la mayoría de los concejales y acordado con las autoridades salientes y entrantes del municipio, que son de distinto signo político. “Si el Hospital Público está tomando riesgos, nosotros como Estado Municipal también tenemos que dar una respuesta y proteger a esos compañeros que están indicando estos tratamientos en el Hospital Público. El proyecto de ordenanza está visado, tiene dictamen favorable de la comisión de Gobierno y si todo sale bien el 28 de noviembre vamos a ser el primer municipio de la provincia de Río Negro que tenga una ordenanza que acompañe a los cultivadores”, afirmó la concejal y diputada electa por el Frente de Todos.

A partir de la declaración de interés municipal el cultivo de cannabis para uso sanitario, Ayelén señaló que “el Estado Municipal tiene que armar un reglamento, para apoyar la investigación, tenemos científicos trabajando sobre el tema, hay profesionales de salud y, de alguna manera se tiene que regular esto, con un Consejo Asesor que tiene que funcionar en el ámbito del municipio”.

Afirmó también que “uno de los puntos más interesante de la ordenanza es la creación de un registro de cultivadores solidarios, para cuidar a esas personas y cruzar información con las fuerzas de seguridad para que esa persona esté resguardada y no sea molestada o víctima de falsas denuncias”.

“Con esa ordenanza estamos dando un primer paso en San Antonio y en la provincia, tiene que haber mucha voluntad política, está la intención de continuar con esto aún con el cambio de gobierno y vamos a tener un trabajo importante para reglamentar e implementar estas iniciativas, así como las leyes provinciales y nacionales”, destacó la diputada, en el cierre de la Jornada.-